Skip to main content

Las PyMES, motor del desarrollo local.

septiembre de 2018

(5.008 c)

Las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyMES) son una herramienta fundamental para el desarrollo económico y el progreso social. No sólo son productoras de bienes y servicios centrales para la comunidad sino que también tienen una fuerte incidencia en la creación de trabajo, y por ello constituyen una de las bases fundamentales del tejido social y la vida comunitaria. 

Esta importancia es reconocida incluso por la propia Organización de las Naciones Unidas en los compromisos de la denominada “Agenda de Desarrollo Sostenible”, entre los que se encuentra el “alentar la oficialización y el crecimiento de las microempresas y las pequeñas y medianas empresas…”.

Según consignan la Organización Mundial del Comercio y la OCDE, las MiPyMES son la forma de organización empresarial más extendida a nivel global, con una participación del 95% sobre el total del universo empresarial de los países y la generación del 63% del empleo total.

En América Latina –de acuerdo a la Corporación Andina de Fomento- las MiPyMES generan una cuarta parte del PBI regional,  y se calcula que cerca del 60% de latinoamericanos trabajan en empresas de 5 o menos empleados.

Argentina no es ajena a estas tendencias, con datos que demuestran que se trata de un sector vital para la economía y el bienestar de la población. Según datos del 2016 del Ministerio de Producción de la Nación, el 99,4% de las empresas privadas del país son MiPyMES, con un claro predominio de las microempresas que representan el 85% del total. El sector es además responsable del 70% del empleo formal nacional, lo que equivale a aproximadamente 4,1 millones de empleos.

En Mar del Plata, según datos del Observatorio del Empleo y Dinámica Empresarial del Ministerio de Trabajo de la Nación correspondientes a 2016, existen 19.581 empresas privadas que son responsables de la generación de 135.520 empleos privados registrados (asalariados).

Las 1.136 empresas grandes explican 58.281 empleos registrados, mientras que las 18.445 empresas que integran el universo MiPyME generan 77.238 empleos privados registrados (18.912 las micro, 30.239 las pequeñas, y 28.087 las medianas). En otras palabras, el 57% del empleo privado local es generado por el sector MiPyME.

Las microempresas son el formato empresarial más extendido en Mar del Plata: representan el 68,5% del total de empresas, y el 73% de las que integran el universo MiPyME.

Por otra parte, un estudio realizado en conjunto por la Universidad Atlántida Argentina, la Unión del Comercio, la Industria y la Producción y la Unión Industrial Marplatense durante el período 2016 ofrece una radiografía de las MiPyMES del sector industrial, que muestra que -en términos de facturación- la estructura del sector PyME industrial local se compone predominantemente en un 92% de microempresas, y que el 77,5% de las PyMES industriales emplea menos de 10 trabajadores.

Los datos dan cuenta de que Mar del Plata es, por cantidad de MiPyMES, por su dinamismo productivo y su diversificación, un punto de referencia dentro de la Provincia de Buenos Aires.

Las MiPyMES, las del sector comercio, las vinculadas a los servicios turísticos, las industriales, las de construcción, las frutihortícolas, las textiles y las pesqueras –por citar algunas- son engranajes fundamentales de una matriz productiva local que debe fortalecerse.

Está empíricamente demostrado que las MiPyMES actúan como motor del desarrollo local, principalmente en razón de su impulso a la generación de empleos y su capacidad de dinamizar la economía. Frente al acuciante problema de desempleo que acosa al conglomerado Mar del Plata-Batán, las MiPyMES se presentan sin lugar a dudas como una solución integral a la que hay que apostar con políticas activas y herramientas concretas para apoyar su crecimiento y desarrollo. 

En este escenario, no debe perderse de vista que la suerte de las MiPyMES está en gran medida atada al poder adquisitivo de los trabajadores, los jubilados y pensionados, y los beneficiarios de los planes sociales. Por ello, es difícil pensar que el desarrollo y el fortalecimiento de las MiPyMES sea compatible con las actuales políticas de ajuste y deterioro del salario real.

Mar del Plata cuenta con grandes potencialidades, como recursos humanos de excelencia, empresarios comprometidos, cinco universidades, el principal puerto pesquero del país, una pujante producción frutihortícola que ya abastece al país, y una cultura emprendedora caracterizada por la innovación y el compromiso social con la comunidad.

Sin embargo, es evidente que todavía Mar del Plata no ha encontrado la manera de articular estas oportunidades en un proyecto estratégico de ciudad.

Mar del Plata necesita volver a planificar su futuro, pensar y debatir una nueva agenda al servicio de la calidad de vida y la garantía de derechos vinculados al empleo, a la vivienda, al combate contra la pobreza y la superación de las desigualdades sociales.

En esta tarea, sin dudas ambiciosa pero urgente, el aporte de las MiPyMES es y será fundamental.



Para conocer más sobre el tema te invitamos a descargar el siguiente archivo con información complementaria.