Skip to main content

Tecnología e innovación: su impacto en la calidad de vida de los ciudadanos

septiembre de 2018

Existen miedos que giran alrededor de la idea de que la tecnología puede acabar con muchos puestos de trabajo en el futuro, sin embargo, el Banco Mundial ha salido a decir lo contrario. La implementación de nuevas tecnologías, en las condiciones adecuadas, podría generar más y mejores puestos de trabajo, inclusive para los trabajadores denominados “no calificados”.

El Banco Mundial señala que con mayor tecnología viene mayor productividad. Las tecnologías adoptadas favorecen la reducción de los costos variables y de los precios de los productos, lo que genera una ampliación de la producción. La misma puede aumentar lo suficiente como para multiplicar el número de empleos para todas las áreas y tipos de habilidades.

América Latina, desde la crisis financiera internacional de 2008, ha visto su tasa de crecimiento de la producción, el comercio internacional y la generación de empleos, desacelerarse y generar nuevos retos. La CEPAL ha explicado que las trayectorias tecnológicas son inseparables de las del empleo y la producción, y es fundamental pensar en los tipos de innovación que atenderían mejor los objetivos de crecimiento económico, inclusión social y sostenibilidad ambiental. 

Es necesaria la reglamentación que promueva la competencia, que apoyen el desarrollo de habilidades que la tecnología requiere, como el acceso a la educación para los trabajadores, y también instituciones que garanticen un impacto positivo tras la adopción de estas nuevas tecnologías.

Nuestro país, replicando la tendencia de la mayoría de los Estados de Latinoamérica, tiene aranceles caros para los productos tecnológicos, dificultando la difusión de tecnologías y por consiguiente, la competencia en los mercados de productos. Además, otro punto importante es la educación, ya que la misma permite construir una fuerza de trabajo coherente con la demanda futura de habilidades. En América Latina y el Caribe, el 36% de las empresas identifican como inadecuado el nivel educativo de la fuerza laboral, duplicando los índices de los países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (15%), y superando el promedio mundial (21%). 

En materia de innovación y desarrollo, en la región hay escasez de investigadores y personal dedicado a esta cuestión, consecuencia de las diferentes políticas y de las deficiencias del sistema educativo. Tampoco se cuenta con muchos laboratorios reconocidos internacionalmente, y cuando de producción científica se habla, la misma es pequeña y su calidad tiene dificultades para competir con la de los países avanzados.

Argentina es uno de los Estados con mejor balance de la Región, aunque muy bajo en comparación a otros países del resto del mundo, sin embargo, la inversión estatal en investigación y desarrollo es baja, según la UNESCO. En datos de 2017, se calculó que se destinó alrededor del 0,6 del PBI a este sector, mientras que los países más innovadores superan el 3% de su PBI.

Mar del Plata, ¿ciudad tecnológica?

Mar del Plata, como ciudad intermedia que encabeza la lista de urbes con altos niveles de desempleo, y al mismo tiempo, es catalogada como ciudad universitaria, se ve en la necesidad de estar atenta a las nuevas oportunidades para incrementar la productividad y la calidad académica. 

Ante la falta de personal especializado, desde la Secretaría de Tecnología e Innovación y la de Educación del Municipio, existe un fuerte interés en fomentar el estudio de las carreras relacionadas con la tecnología. 

Programa similar es #SOMOSTIC, de la Asociación de tecnologías de la información y la comunicación de Mar del Plata y Zona (ATICMA), junto a la Universidad Fasta, cuyo objetivo es estimular el interés y la vocación por el estudio de carreras tecnológicas en jóvenes de 14 a 18 años. 

Sin duda, uno de los proyectos más importantes para impulsar el sector de las TICs en Mar del Plata, es el que está vinculado a la construcción del parque informático . Según encuestas de la Universidad Fasta (2016), más del 70% de los encuestados en la ciudad, desconocían el impulso del proyecto del Parque Tecnológico y Creativo, mientras que cerca del 40% lo considera muy importante para el futuro de la ciudad. El desarrollo del parque, es importante porque puede ayudar a trasformar la economía de la ciudad, cambiando su matriz productiva, contribuyendo al crecimiento económico y a la creación del empleo.

La encuesta mencionada, también deja en evidencia el desconocimiento sobre las empresas, asociaciones de profesionales, carreras, entre otros, en materia de tecnología. La mitad de los encuestados no conocen acerca de la oferta universitaria vinculada a TICs, solo el 9% reconoce empresas del sector ( aunque la nómina no incluye empresas de desarrollo) y cuando de asociación de profesionales se trata, únicamente el 2% conocía ATICMA. 

Sin embargo, más del 80% sí estuvo de acuerdo con una premisa: “La formación en programas computacionales y actividades vinculadas a esta tecnología es muy importante desde la niñez”.

Nuevamente la educación está presente como motor de cambio. Desde el Banco Mundial hacen hincapié en la importancia de las políticas de educación, de capacitación y del mercado laboral, que permiten adquirir las habilidades necesarias para los empleos de la nueva era tecnológica.

Esta era es una etapa de muchos desafíos, sin embargo, también es un abanico de nuevas oportunidades. La meta siempre será un mayor bienestar para todos y una mayor calidad de vida, luchando por reducir la pobreza, las desigualdades, cuidando de los recursos y del ambiente, para así lograr un mejor mundo para todas las generaciones.


Para conocer más sobre el tema te invitamos a descargar el siguiente archivo con información complementaria.